El Automóvil Club De Egipto (Literatura Random House)

El Automóvil Club De Egipto (Literatura Random House)

Language: Spanish

Pages: 0

ISBN: 8439730225

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


El escritor egipcio de más éxito regresa con una formidable novela ambientada en El Cairo antes de la caída de la monarquía y la descolonización.

A finales de los años cuarenta del siglo pasado, los pachás y los miembros de la monarquía coquetean con los diplomáticos y la aristocracia europea bajo las aspas de los ventiladores del Automóvil Club de Egipto. La extravagancia y la magnificencia de sus miembros inunda los lujosos salones y, mientras el despótico rey de Egipto y Sudán honra con su presencia la mesa de póquer, la plantilla de sirvientas y empleados del club vive atemorizada bajo la autoridad inflexible del ayuda de cámara del monarca.

Entre los trabajadores se encuentra Abdelassís Hamam, un burgués arruinado del Alto Egipto que llegó a El Cairo con la esperanza de asegurar la educación de sus hijos. Al igual que sus compañeros, ha soportado hasta ahora el despotismo y la injusticia del orden establecido sin ser consciente de que una minoría ha empezado a plantar la semilla de la insurgencia dentro y fuera de las paredes del club. Serán los hijos de Abselassís quienes deberán luchar por su futuro y tomar partido en un país donde la opresión británica tiene los días contados.

La crítica ha dicho...
«En El Automóvil Club de Egipto el intelectual más icónico de la revolución egipcia aborda, precisamente, una rebelión.»
El País

«Narrador talentoso, el autor nos muestra una galería de personajes fascinantes y complejos.»
Paris Match

«Extraordinario, profuso, democrático.»
Arte

Paint Your Dragon

A Happy Death

The Nirvana Blues: A Novel

Redliners

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

chambelán le cortaba el cuello, él se lo habría buscado. Lo que más les aterraba era que la ira de Kuu se hiciera extensiva a ellos. Si esto sucedía, tendrían que manifestar su postura. Prepararon una serie de frases para recitar ante el chambelán: �Su excelencia, nosotros no tenemos nada que ver con ese Abdun, que es un loco y un desvergonzado. No nos eche la culpa. Usted es como nuestro padre, somos sus sirvientes y sus hijos». Al cabo de unos días, Kuu regresó del Said. Los empleados

diciendo con calma: —Kamel, Saliha es mi hermana y la quiero tanto como tú. No puedo desearle el mal. Te suplico que tengas en cuenta mi situación. Abdelbar es mi socio en la fábrica y debemos mantener el contrato hasta principios del año próximo. Es decir, seis meses más. Si pierdo a Abdelbar, me resultará imposible encontrar a otro socio que quiera invertir en la fábrica. Yo solo tengo mi sueldo. Esta fábrica es la oportunidad de mi vida, y lo que produzca nos beneficiará a todos. —¿Qué

realizaron una concentración de protesta en el vestíbulo del club. Shaker el maître corrió hacia ellos. —Pero �qué hacéis? —les dijo en voz baja pero airada—. �Os habéis vuelto locos? —Nos negamos a trabajar —respondió Abdun rápidamente—. Y queremos ver a Kuu. Shaker el maître lo miró con desprecio y dijo: —Si queréis ver a Kuu, id a su despacho. —Nos quedaremos aquí hasta que Kuu venga a hablar con nosotros —respondió Bahr el barman. Comprendiendo que no servía de nada discutir, Shaker se

comprender que esté sorprendido, pero esta es la verdad. Hemos salido de su imaginación y hemos venido a verle. Permanecí en silencio. —Debemos darle las gracias —comentó el hombre con tono alegre—. Somos muy afortunados por ser sus personajes. Me encanta cómo se entrega a su arte. Tarda usted años en escribir una novela. Pocos escritores ponen tanto empeño. —Gracias —dije con voz débil, sorprendido ante la idea de que estaba empezando a aceptar lo que sucedía, a pesar de su extrañeza. Mi

embargo, �y si los propios guardas formaran parte de una banda de ladrones de chalets? �Ay, qué idea tan propia de una película policíaca! Me di otro baño. Así era como me libraba de ideas o pensamientos no deseados. En cuanto estoy bajo la ducha y siento el agua caliente corriendo por mi cuerpo, se me despeja la mente y poco a poco me sereno. Salí con renovados ánimos y me preparé una taza de café antes de ponerme a trabajar: conecté el portátil a la impresora y metí un paquete entero de

Download sample

Download